Inicio Hurlingham Zabaleta clausuró la fábrica Rousselot

Zabaleta clausuró la fábrica Rousselot

702
0
Compartir

El Municipio de Hurlingham clausuró nuevamente la fábrica Rousselot. «Me toman de boludo» bramó el intendente al comprobar que la empresa incumple sistemáticamente los planes de mejoras e inversiones a los que estaba obligada para que no se sigan generando los olores nauseabundos que invanden desde la planta de Vergara a gran parte de la localidad de Villa Tesei.

El pasado jueves 22 de marzo, a la tarde, minutos antes de comenzar la charla del Juez Daniel Rafecas en la Universidad de Hurlingham, el intendente Juan Zabaleta, visiblemente molesto, hablaba por teléfono en el playón de ingreso de la sede Origone de esa Universidad.

Fue inevitable que aquellos que estaban relativamente cerca lo escucharan decir: «Es insoportable, no podemos bancar esto, me toman de boludo… que la clausuren. Quiero que la clausuren».

Minutos después, ya en la presentación de la charla, junto a Rafecas y al rector de la Universidad, Jaime Perczyk, Zabaleta explicó públicamente lo sucedido. «Me van a tener que disculpar, me tengo que retirar, pero aprovecho para comentarles que hemos decidido clausurar la fábrica Rousselot» y explicó a las visitas que se trataban de una fábrica que hace décadas produce olores nauseabundos que afectan a toda una ciudad.

«Por primera vez en 60 años un gobierno municipal se pone al frente de ese reclamo, hicimos todo lo que debíamos hacer, está inter-viniendo la OPDS, (la autoridad ambiental de la provincia), la Defensoría del Pueblo y hasta hicimos una denuncia en la Justicia Federal, sin embargo la fábrica sigue funcionando igual, no hizo nada de lo que prometió y los malos olores continúan, claramente nos están tomando de boludos a mí y a todos los vecinos», dijo frente al auditorio que aplaudió una decisión que todos los sufrientes habitantes de Villa Tesei esperan hace tiempo.

Al otro día, el viernes, el Juzgado de Faltas N° 1, a cargo de Rafael De Francesco, procedió a la clausura de la fábrica y como para que se cumpla la medida dos patrulleros se apostaron en la puerta de la planta para impedir el ingreso de materia prima al edificio, uno de ellos de la División Ecología. El municipio le dio 96 hs de plazo para terminar con la producción de los trabajos que estaban en proceso y retirar toda la materia prima, y los desechos sólidos y líquidos.

Fuente: Hurlingham Al Día

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here