Inicio 3 de Febrero Tres de Febrero: un grito desesperado por seguridad y un municipio en...

Tres de Febrero: un grito desesperado por seguridad y un municipio en la mira

543
0
Compartir

Lejos de advertirse alguna señal de reducción en los índices delictivos, Tres de Febrero atraviesa una situación verdaderamente crítica ante la creciente ola de inseguridad que acapara cada rincón del distrito. Recientes asesinatos en ocasión de robo, y asaltos que hasta tienen como blanco un Centro de Atención Vecinal, alimentan el clima de malestar en los vecinos que, días atrás, salieron a las calles nuevamente para unirse en un grito desesperado por mayor presencia policial y municipal para revertir este panorama cada vez más dramático. En tanto, el Concejo Deliberante aprobó una interpelación al secretario de Seguridad de la gestión Valenzuela, Juan Manuel Lucioni.

El último jueves, vecinos autoconvocados de Ciudadela se concentraron en la comisaría 2da para pedir por más presencia policial en las calles y exigir justicia por los últimos episodios delictivos registrados. Se trató de la tercera movilización del año, luego de las realizadas tras los asesinatos de Miguel y Gustavo, quienes, en el lapso de pocas horas, perdieron la vida en febrero pasado, víctimas de malvivientes.

En la misma jornada de jueves, vecinos y comerciantes de Villa Bosch se convocaron en Santos Vega y Blas Parera y llegaron hasta la estación del Ferrocarril Urquiza. “Por nuestro barrio, por nuestros hijos, por seguridad para todos. Villa Bosch somos todos”, exclamaron.

Casos que conmovieron

Los asesinatos de Miguel y Gustavo son dos casos que simbolizan el escenario que motorizó a los vecinos a salir a la calle. El 23 de febrero pasado, malvivientes quisieron realizar una entradera mientras dos amigos estaban cenando en el domicilio. En ese momento, uno de ellos, Miguel Ángel Fernández (38), se resistió y quiso golpearlos con una silla. En el acto, los delincuentes lo remataron de un disparo en el pecho.

Siete horas más tarde, en Villa Bosch, Gustavo, un verdulero de 43 años, recibió un balazo mientras se dirigía hacia el Mercado Central.  Los malvivientes lo asesinaron para llevarse $7000.

En los últimos días, se registraron episodios delictivos que dan cuenta de la impunidad con la que se manejan los asaltantes. En la sucursal Bapro Pagos, ubicada ni más ni menos que en el interior de un Centro de Atención al Vecino (CAV) en Sáenz Peña, un sujeto ingresó en horas del mediodía simulando ser un cliente más. Minutos después, sorprendió a la cajera con un arma que llevaba entre algunos papeles.

Fue tal la tranquilidad con la que se manejó el delincuente, que ninguno de los casi veinte ciudadanos que esperaban por realizar sus pagos, se dieron cuenta de la situación. Luego de ser amenazada, la empleada no tuvo más remedio que entregar la recaudación impositiva que rondaba los $20 mil. Aunque poco después un efectivo fue notificado del robo, no se atrapó al sujeto.

Vale señalar que en la propiedad contigua se alojaba la Jefatura Departamental de Seguridad de Tres de Febrero que, con la llegada del nuevo Gobierno, fue quitada del lugar.

Funcionario interpelado

En un contexto de fuertes cuestionamientos hacia la gestión del intendente Diego Valenzuela por la creciente ola de inseguridad, el Concejo Deliberante local resolvió en la última sesión extraordinaria, interpelar al secretario de Seguridad del distrito, Juan Manuel Lucioni, para que brinde detalles del plan con el que cuenta la comuna para revertir la dramática situación.

El pedido surgió de la bancada del Frente para la Victoria. Desde allí, el concejal Máximo Rodríguez, cargó: “Para nosotros la etapa del secretario Lucioni está concluida. Los hechos no demuestran que la inseguridad en Tres de Febrero haya disminuido, sino que cada vez se incrementa más”.

A su turno, el edil massista Martín Jofre comenzó su alocución con interrupciones de allegados al oficialismo municipal que estaban en las gradas del recinto deliberativo. Allí, el concejal pidió que los funcionarios presentes “se comporten como tal”.

Dicho esto, apuntó: “Desde que el Gobierno de Cambiemos tomó el municipio, nosotros pusimos mucha confianza en que esto iba a cambiar. Después de más de un año, la seguridad para los vecinos de Tres de Febrero no ha mejorado”.

Asimismo, se preguntó por los 300 millones de pesos de presupuesto en seguridad que “le ha votado este Concejo Deliberante y no sabemos cómo se implementó”.

Por su parte, el ex funcionario provincial y actual concejal del peronismo, Alejandro Collia dijo que “la inseguridad es un problema de todos” y que “no es un tema para generar un Boca–River. Es un problema que requiere que todos sumemos nuestros esfuerzos para poder resolverlo”, y bregó por “no utilizar el tema de forma mezquina ni para confrontar con otro espacio político”. También, focalizó en “hacer partícipe a la comunidad” en el debate sobre la inseguridad, mediante los foros de seguridad que por estos días se ven un tanto relegados por la comuna.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here