Inicio Pilar La insólita respuesta del Intendente de Pilar que dejó en evidencia su...

La insólita respuesta del Intendente de Pilar que dejó en evidencia su insensibilidad

2196
0
Compartir

“No veo un escenario de crisis, gravedad o muertes por desnutrición”, había contestado Nicolás Ducoté. Fue en el marco de una entrevista con un medio local. Frente a la pregunta del periodista “¿Cómo monitorean la situación social?”, el jefe comunal de Cambiemos dio una respuesta insólita y declaró que no creía que la situación fuera grave ya que, hasta el momento, no había visto o escuchado de ningún caso de muerte por desnutrición.

La afirmación lapidó su insensibilidad. Es que, en medio de una realidad económica y social como la que actualmente se vive en todo el país, y sobre todo en el conurbano, Ducoté respondió como si fuese necesario llegar al extremo de la muerte por hambre para que la crisis pueda considerarse real o para comprobar así que a la gente no le alcanza para comprar el pan.

La frase del Intendente sobresale más aún en una semana en la que el INDEC comunicó que, en octubre, los precios de la canasta básica de pobreza volvieron a superar a la inflación por más de dos puntos, poniendo productos básicos como los fideos, el pan, la papa, la batata, las carnes, la leche o los aceites entre los que más aumentos registraron. Incluso, los datos publicados por el organismo anticiparían un aumento de la pobreza, que se estima, alcanzará los 13 millones de argentinos.

En ese contexto, el Intendente de Pilar, cuya gestión es tildada como “la peor de Cambiemos”, tuvo la inapropiada idea de hacer una comparativa semejante ante la prensa.

Pero no es la primera vez que el jefe distrital es noticia por sus desaciertos: hace poco tiempo trascendió la información de que, por falta de fondos, Ducoté quiso convertir los cimientos de un hospital en un estacionamiento, bajo la premisa de “aprovechar la estructura”. También se supo de los reclamos de los vecinos al Intendente por querer lucrar con el Microestadio Municipal. El edificio que, como en la mayoría de los distritos, hace un tiempo atrás se creó con el fin de que instituciones y escuelas públicas puedan usar sus instalaciones, en Pilar, desde que asumió Ducoté, pasó a ser un salón de eventos con más rentas que lugar para los festejos públicos. Ni que hablar del caso del bote: la escena en la que se vio al Intendente subido a un gomón, simulando estar asistiendo a vecinos damnificados por las inundaciones, cuando en realidad este se encontraba en un zanjón al costado de la Panamericana, fue quizás el peor de los errores del jefe comunal de Cambiemos.

Pero, cerrando uno de los años más difíciles de la última década, haber dicho que la situación que se vive no es grave por no haber casos de “muertes por desnutrición”, no es tampoco el mejor de los aciertos.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here